Crear hábitos alimenticios saludables es fundamental para lograr un bienestar general, especialmente si deseas sentirte lo mejor posible en tu vida diaria.

Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito

hola@dietfreerepublic.com

Blog

Básicos en alimentación intuitiva. Ya hemos partido de la base de que las dietas no sirven. Ser obligadas a comer ciertos alimentos, de cierta forma, evitando muchas de nuestras comidas favoritas es insoportable. No por nada existen estudios enseñándonos que el 95% de las dietas fallan.

Dejando a un lado aquellos nutricionistas y “expertos” que se dedican únicamente a diseñar una dieta estricta que limita la alimentación a unos pocos grupos de alimento a la semana, los otros profesionales de la salud vivimos con el constante desafío de enseñarle a las personas lo que es comer “bien” acorde a cada quien, sin estar restringiendo a cada rato.

De esto se trata la alimentación intuitiva, es un término que se ha discutido desde hace muchos años, pero que fue acuñado en 1995 por Evelyn Tribole y Elyse Resch, dos autoras expertas en nutrición que desarrollaron este tipo de alimentación para lograr la promoción de una actitud saludable y activa frente a la comida, dando todas las herramientas para que el cuerpo se sienta lo mejor posible.

Este método se refiere a un tipo de alimentación que no tiene que ver con dietas, ni regímenes alimenticios, y que se basa principalmente en el principio de “come cuando tengas hambre y deja de hacerlo cuando estés llena”.

Sonará increíble para ser verdad, pero, al practicar este tipo de alimentación, podemos desarrollar resultados muy positivos como saber identificar cuándo tenemos hambre, saber mejor cuándo estamos saciadas, disfrutar de la comida, y simplemente vivir en coherencia con nuestro apetito, sin estar obligándonos o prohibiéndonos cosas.

Dicho esto, aquí te traemos los fundamentos básicos que Tribole y Resch proponen para lograr practicar una alimentación intuitiva de calidad:

1. Rechazar la mentalidad de la dieta. La alimentación intuitiva es también conocida como anti-dieta, entendiéndose como un método que promueve la libre y saludable escogencia de los alimentos, sin necesidad de prohibiciones. Esto quiere decir que tienes permiso para comer dulces, también ensaladas, y también manzanas y papitas. Con la intención de escuchar a nuestro cuerpo, porque este nos indica cuánto y cómo. No prohíbe, pero muchos lo confunden con: come ultra-procesados sin fin, y no es lo que queremos transmitir, en absoluto.

2. Honra tu hambre. El hambre es la señal que nos proporciona nuestro cerebro para que consumamos alimentos, así que no debe ser ignorada, el hambre no es nuestra enemiga. Evita dejar que se acumule, respétala, escúchala, no la juzgues, y entiende poco a poco cuando tienes hambre.

3. Haz las paces con la comida. En la alimentación intuitiva no hay alimentos prohibidos ni restringidos, tienes permiso de comer lo que quieras, cuando quieras. Entiende que con esta mentalidad, no te va a apetecer pizza todo el día, como muchas personas creen, y temen. Quizá al principio hay muchas veces que nos apetecen cosas que nos hemos prohibido por mucho tiempo, pero con calma nuestro cuerpo se irá regulando, e iremos siendo capaces de identificar mejor nuestros antojos.

4. Desafía a la policía de alimentos. Ni los pensamientos positivos ni los negativos relacionados con algunas comidas caben en este método. Nadie debe ser juzgado por lo que come. No juzgues los alimentos como buenos o malos, son simplemente eso: alimentos.

5. Respeta tu plenitud. El cerebro te dice cuándo comer, pero también te indica cuándo estamos llenas. Mientras pensamos en lo que estamos comiendo, es interesante preguntarnos: ¿quiero más? ¿es suficiente? Podemos esperar unos minutos para saber si queremos más, o estamos bien así.

6. Descubre el factor de satisfacción. La comida, como muchas otras cosas en la vida, hay que disfrutarla, representa placer también. Por esta razón, hacer de nuestra alimentación una experiencia agradable capaz de satisfacernos con cada bocado, sabor y textura. Comer con atención y sin juicios, nos acerca a esto.

7. Lidia con tus sentimientos sin usar únicamente comida. Ya sea que estés feliz, molesta o triste, la comida puede ser una manera de atravesar estos sentimientos, pero no la única. Buscar otras formas aparte de comer, es interesante para tener herramientas cuando volvamos a tener esta sensación. Podemos pintar, salir a caminar, ver una película, tomar un té, llamar a una amiga, leer un libro, bailar, etc.

8. Respeta tu cuerpo. Entiende que aceptar tu cuerpo tal y como es, no quiere decir amarlo, pero es importante recordar que nuestra talla nos nos define, y que estamos aprendiendo a comer de esta manera para rendir bien, y cuidar el lugar donde vivimos.

9. Honra tu salud con la nutrición. La comida que consumas debe tener la capacidad de hacerte sentir bien. Por esto, tu alimentación deberá ser sabrosa, rica, colorida y sobretodo, variada.

 

Si sientes que la alimentación intuitiva puede ser para ti, consulta con nuestras profesionales para ayudarte. Quizá no es para todo el mundo, o cualquier momento de la vida, pero puede ser una herramienta interesante para acercarnos a nuestro disfrute y conexión con nuestros alimentos.