Crear hábitos alimenticios saludables es fundamental para lograr un bienestar general, especialmente si deseas sentirte lo mejor posible en tu vida diaria.

Mi cuenta
  • No hay productos en el carrito

hola@dietfreerepublic.com

Blog

a

La verdad detrás de las fotos de antes y después. Veamos el siguiente escenario: entras a una de tus redes sociales, Instagram, por decir algo, accedes a una de las muchas cuentas que sigues relacionadas a la nutrición o quizá simplemente te aparece una publicación de alguna cuenta que aún no sigues, mostrándote una foto del antes y después de una persona que se sometió a una dieta o a una intensa sesión de ejercicios y que en pocos días se deshizo de todos los kilos que le sobraban.

En la imagen se muestra un antes, donde la persona se ve gorda, poco tonificada, y con una cara que demuestra tristeza, mientras que en el después, se muestra la misma persona, pero más delgada, tonificada, con un abdomen marcado y con una cara que denota felicidad.

De inmediato nos gusta la publicación y empezamos a seguir la cuenta para obtener mas información acerca de esa dieta o esa rutina de ejercicios porque obvio queremos ser parte ese después.

Pues, la gran mayoría de estas fotos son una total mentira. A algunas personas les sirven de inspiración y eso es genial si te inspira para algo bueno, pero lo que pasa muchas veces (no siempre, pero casi) no muestran lo que verdaderamente está pasando detrás de cámara, alterando el resultado final con el simple objetivo de obtener likes y vender.

Primero lo primero. Es bien sabido que muchas de estas fotos se trabajan con programas, tales como Photoshop, para ocultar ciertos detalles mientras que se resaltan otros, haciendo menos atractivo el antes y más llamativo el después. O, sin ir muy lejos, simplemente se le pide al individuo que infle el abdomen en el antes y que contraiga el mismo en el después, se cambia la postura, se cambia la iluminación, o cualquier otra cosa.

Aunado a esto, se consigue lograr también un efecto psicológico al mostrar al individuo triste antes de los cambios, mientras que el resultado final lo hace ver feliz.

Pero, si bien este tipo de fotos muestran el físico de la persona, ya sea retocado o no, no son capaces de proporcionar absolutamente ninguna información acerca de lo que pasa en el interior de esta gente.

A pesar de ser lo que más buscan las personas hoy en día, someterse a una dieta o practicar una rutina de ejercicios no debe por qué tener como único motivo verse bien estéticamente. Vivir un estilo de vida saludable puede hacer maravillas para nuestro organismo y esto casi nunca es visto en las fotos de antes y después.

Al emprender un abordaje con un nutricionista hay millones de otras cosas que podemos hacer: aprender a escuchar nuestra hambre, conocer nuevos platos para no aburrirnos, educarnos sobre mitos, conocer más sobre grupos de alimentos, aprender a hacer una compra de calidad, entender nuestras señales corporales, rendir mejor en el ejercicio, entender nuestro ciclo menstrual, conocer una dieta más basada en plantas, etc., etc.

Ahora, aunque este tipo de fotos muestran un cuerpo esbelto y atlético, lo que pasa en el interior puede ser un total desastre. No conocemos el verdadero estado de la persona solo por ver una foto.

Las fotos de antes y después no deberían considerarse como prueba de la efectividad de algún tipo de dieta o rutina de ejercicios, necesitando obtener más información a través de chequeos con un profesional de la salud, pruebas de laboratorio, salud mental, etc., para saber que hay salud de forma integral.

No te compares con nadie, tu progreso es tu progreso, y nadie sabe cómo llegaron las personas a ese antes y después. Lo único que importa es nuestro ahora, y qué podemos hacer con lo que tenemos en este momento para estar bien nosotras.